Un sitio para gozar de la belleza masculina en toda su plenitud

Dos Espíritus


En los últimos años, una corriente revisionista de la historia tiende a cuestionar diversos conceptos que durante siglos habían sido considerados como verdades absolutas. Uno de ellos (y también uno de los preferidos por quien suscribe) es el del famoso “encuentro de culturas”, que antiguamente se celebraba en estas tierras con el título de “Día de la Raza”.

Este es uno de los días del año en el que BANANAS pierde su máscara de frivolidad. Recuerdo algunas polémicas bastante subidas de tono en tiempos pretéritos de BANANAS EN LA CAMA, cuando los bananeros peninsulares manifestaban su ofensa ante nuestros comentarios acerca de las atrocidades perpetradas por los conquistadores europeos. Vano era insistir en que no era nuestra intención endilgarles a los europeos del siglo XXI los delitos cometidos por sus ancestros de antaño y siempre salía a relucir el hecho de que los pueblos originarios de entonces no eran tampoco santos que vivían en celestial armonía con sus prójimos y etc., etc. Vano era responder que no se trataba de establecer que la después llamada América fuera el paraíso terrenal sino un territorio habitado por personas que tenían derecho a vivir de acuerdo a sus ideas y costumbres.

En los años sucesivos (y en gran parte gracias a esas discusiones primigenias), tomé el hábito de interiorizarme acerca de las culturas que habitaban nuestro continente antes de la llegada de los europeos. En particular (y por razones obvias) en las cuestiones de género y diversidad sexual. A lo largo de estos años, transcribí algunas obras relativas al tema que ponían negro sobre blanco en lo referente a la verdadera conducta de los invasores conquistadores, haciendo hincapié en el trato que se le dio a la homosexualidad vernácula.

No voy a repetir lo ya expuesto pero creo que bien vale el esfuerzo (ya que no la pena) de rever algunos puntos importantes que ayuden a comprender nuestro pasado en función de un mejor encare de nuestro futuro.

En este territorio que antes del siglo XVI carecía de nombre ya que cada cultura o pueblo originario designaba a su tierra de acuerdo a su propia idiosincrasia, la homosexualidad gozaba de ciertas prerrogativas que estaban absolutamente vedadas en el Viejo Continente. Esto no quiere decir que las personas homosexuales fueran respetadas y ni siquiera toleradas por todas las culturas precolombinas. Se dice que los aztecas, por ejemplo, eran tan homófobos como los conquistadores españoles que terminaron por imponer sus ideas a sangre, fuego y catecismo. Sin embargo, en la mayoría de los pueblos nativos, ninguna manifestación de la sexualidad fue reconocida como un disvalor.

Muchos de los invasores dejaron constancia de su asombro (cuando no de su repugnancia) al ver que, entre las tribus vernáculas, era frecuente encontrar hombres que vestían ropas de mujer. Cierto es que, entre los conquistadores, no cundía la ilustración y la mayoría de ellos carecía de la capacidad de aceptar que otros pueblos pudieran tener costumbres diferentes a las suyas. Para muchos de ellos, un tipo cubierto con un taparrabos que parecía una falda era un tipo vestido de mina. Máxime si el mismo tipo se adornaba con plumas y se pintaba la piel de colores brillantes. El escritor Osvaldo Bazán nos cuenta de algunas matanzas perpetradas por los recién llegados con excusas semejantes. 

Más allá de esas “confusiones”, era cierto que algunos hombres vestían como mujeres de acuerdo a las normas y convenciones de los nativos. Lo asombroso para esos europeos que relataban las escenas era la alta estima de la que gozaban estos “travestidos” entre los demás miembros de su sociedad. El tema es que estos hombres con atuendos femeninos eran considerados como seres con dotes espirituales entre los suyos y, como se los encontraba en la mayoría de las comunidades, los europeos los llamaron “berdaches”. El término es incuestionablemente ofensivo ya que viene del francés (con diversas sinonimias en otros idiomas como el italiano o el árabe) y significa “mantenido” o “prostituto”. 

En las diversas culturas amerindias se hablaba en realidad de los “dos espíritus”.

Los dos-espíritus eran personas que albergaban justamente “dos espíritus” (uno masculino y otro femenino) en un mismo cuerpo y tenían funciones específicas dentro de sus sociedades. Esta manera de denominarlas intentaba transmitir la idea de que estas personas tenían un don especial, estaban en dos mundos a la vez, el material que todos conocemos y el espiritual que (según su entender) solo los dos-espíritus podían experimentar. Además eran capaces de ver el mundo con las dos miradas (la masculina y la femenina), lo cual los elevaba respecto de la consideración de sus prójimos. En lo cotidiano, estas personas vivían y formaban familias con personas de su mismo sexo biológico sin que nadie pusiera el grito el cielo por ello.

En general, los dos-espíritus de cuerpo masculino actuaban como chamanes. Realizaban los rituales funerarios, enterraban a los difuntos o reglamentaban el luto. Dirigían los ritos sexuales y celebraban las uniones de las parejas. Eran los principales encargados de transmitir las tradiciones orales mediante narraciones y canciones. Eran los enfermeros en campañas de guerra y, en tiempos de paz, alfareros, tejedores y artesanos.

Por otra parte, las personas dos-espíritus con cuerpo femenino también solían tener funciones de liderazgo además de las chamánicas. Eran jefas, cazadoras, tramperas y cazadoras. En tiempos de guerra eran temibles guerreras con dotes de líder. Asimismo, eran las encargadas de la diplomacia entre los contendientes y las encargadas del rudimentario comercio entre las diferentes tribus.

Como es de imaginar, la llegada de la cultura europea arrasó con todo esto. La veneración de las personas dos-espíritus (y sobre todo de aquellas que tenían cuerpo masculino) empezó a declinar con la llegada de los invasores, particularmente, de los españoles que (además de una insaciable avaricia) traían el mandato papal de la evangelización. No es difícil de imaginar que entre los primeros amerindios que entraron en conflicto con la Santa Inquisición figuraban los hombres dos-espíritus. Bajo pena de tortura y esclavitud, tuvieron que esconder sus cualidades espirituales y, con el tiempo, se asimilaron a la cultura invasora. Ellos y los propios miembros de su comunidad. Al punto que, en la actualidad, muchos de los integrantes de los pueblos originarios niegan la existencia de homosexuales en sus orígenes y adhieren a la teoría de que se trata de un “vicio llegado de Europa”. Es evidente que, tras cinco siglos de dominación, el catolicismo ha triunfado en más de un aspecto sobre las almas vernáculas.

“Danza para la berdache” de George Catlin (1796-1872)

Sin embargo (y por fortuna) ese “triunfo” nunca fue ni será completo pues siempre han de permanecer resabios de rebeldía que cuestionen las imposiciones del poder. Así, en nuestra América (que ya quisiera yo poder nombrar con un término más “originario”) se viene revirtiendo en los últimos tiempos la idea de la superioridad europea y de la supuesta deuda cultural de nuestros pueblos hacia quienes llegaron a nuestras costas trayendo la civilización y el progreso. Poco a poco va quedando claro entre nosotros y nosotras que todo lo bueno que pudo llegar desde allende los mares ha quedado pagado con creces a lo largo de cinco siglos de explotación, rapiña y sometimiento.

Claro que para nosotros los gays nada bueno trajo la invasión europea. Muy por el contrario, solo muerte, represión y culpa. Pero en ese sentido no nos discriminaron: nos trataron igual que a los llamados sodomitas de todo el mundo conocido.



Ponemelo con ganas...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

MARTÍN FERNÁNDEZ FOTÓGRAFO

AT PANDA ESTUDIO - IMAGINETHEBEST ESTUDIO

Spectacular Body

Artistic and Sensual Male Photography

MEN

Actualidad, sexualidad y entretenimiento para hombres gays.

International Gay Guide

LGBT international - news - health - travel - fashion - entertainment

TRANS PRIDE

Más que una comunidad

Aprende Photoshop

Tutoriales y recursos gratis

Bananas Ardientes

Un sitio para gozar de la belleza masculina en toda su plenitud

SCOTT HOOVER PHOTOGRAPHY

Los Angeles portrait, fashion and editorial photographer

Staxus.com Blog

Un sitio para gozar de la belleza masculina en toda su plenitud

About Twinks – Gay Twinks Porn Blog

Un sitio para gozar de la belleza masculina en toda su plenitud

Staxus.com Blog

Staxus Blog provides news, free videos and photo galleries featuring bareback sex and horny twinks from the gay porn studio Staxus.com

BOY'S-LANDING

~~ Enjoy ! ~~

Confesiones clandestinas

Just another WordPress.com weblog

Susurro Secreto

Blog de sexo gay

Frankly

Frankie Morello's Official Blog

Brad Fitt - Exclusive Staxus Model

The exclusive blog of Staxus twink porn star Brad Fitt

Mes dessins...Anton...

Un site utilisant WordPress.com

jeanbon26

Un nuevo despertar para mi

Gay Files de Luis

Las mil facetas de la homosexualidad

futbolgay

Just another WordPress.com weblog

quevarasdemae

Blog gay 100% hecho en Costa Rica

Rainbowman56's Blog

Blog laico, agnostico e gay- Per la pari dignità e la libertà contro razzismo e omofobia. I veri pervertiti da curare sono gli omofobi. contro tutti i fondamentalismi

THE GAY SIDE OF LIFE

Already 658 posts & thousands pictures of men in gay friendly situation (amazing bodies, sweet gay relations, men together)

paquitoeldeCuba

Just another WordPress.com weblog

Les Dieux De La Terre

Las Mejores Fotografías De Los Hombres Más Hermosos De La Tierra. Ellos Son "Les Dieux" y Son Nuestros!

Pequeña colección de hombres

Los más lindos hombres que voy encontrando...

E S P I R A L E

Un Universo de Cultura GAY

Sony Muzik

Una pequeña muestra de lo que me gusta

A %d blogueros les gusta esto: